Es que soy así
Me quejo

Es que soy así: la excusa perfecta.

Vivimos en una época en la que se nos anima constantemente a ser nosotros mismos, sin filtros y sin tapujos. En la que se nos empuja a los sincericidios por desconocimiento, en la que la libertad de expresión prima por encima de todo. En la que que se ha de ser transparente, porque los cristales a medias son peores que los cristales tintados.

Tal vez sea verdad.

Tal vez, quién sabe.

Vivimos en la época, en definitiva, del “es que yo soy así”. Que tampoco es algo malo. Pero tampoco algo necesariamente bueno.

Creo que la excusa de “es que soy así” es la que más he escuchado a lo largo de mi vida. Con esa frase, tan solo cuatro palabras, parece excusarse hasta lo penado por la ley. “Pobre, es que es así”, “no le digas eso, es que es así”, “para tal hacemos esto, que es que es así”.

«is qui is isi»

Pues yo me canso de la carta blanca del “es que soy así”. Yo también soy como soy, todos somos como somos y eso es lo maravilloso de la variedad. Pero si tu ser como eres humilla, ofende, aplasta, desmenuza o merma cómo son los demás, igual no es problema de como seas sino de que eres un gilipollas. Que también puede ser, para qué engañarnos.

Todos somos como somos, la diversidad es maravillosa. Pero también tenemos que responsabilizarnos de nuestras actitudes, decisiones y actos. Todos ellos tienen consecuencias. No puedes ir por la vida diciendo a todo “es que soy así”. Es casi tan mentira como lo de “es que no somos nada”.

Yo también soy así y tengo mis rarezas. Como todos. Pero llevo 25 años gestionando mis rarezas, mis neuras y mis complejidades, que son muchas y de lo más variadas, para poder vivir en sociedad y no molestar a los demás. Porque si tu finalidad es molestar y te la suda, vete a una isla apartada de la mano de Dios, tú solo, y déjanos vivir a los demás en armonía.

Somos seres sociales, dejemos de intentar negarlo. Nos necesitamos los unos a los otros para vivir y sobrevivir (que parece lo mismo, pero no lo es). Nos necesitamos para aprender, crecer, desear, correr, amar, follar y todos los verbos que se ocurran. Porque sin los unos con los otros no habría vida ni tendría sentido sobrevivir.

Así que, si “tú eres así” y lo usas como excusa para todo, gestiónatelo, guapo. O guapa. Que todo tiene cierto pase porque todos tenemos nuestras peculiaridades y rarezas. Asúmelo, trabaja en ello, mejora y no des por culo. Porque yo tengo mis rarezas y mis peculiaridades también. Soy una neuras con absolutamente todo, doy chorricientas vueltas a la cabeza, soy necia y tocapelotas, no puedo callarme absolutamente nada de lo que siento porque se me nota hasta cuando camino, soy compleja hasta para comerme una tostada – en todas las acepciones que esta expresión pueda tener – y llevo desde que recuerdo gestionando mi mala hostia. Y con todo eso, que no a pesar de, me gusta como soy.

Porque además de todo eso soy muchas otras cosas. También porque no voy por ahí bufando a todo el mundo porque “soy así” sino que soy capaz de callarme, apartarme, pensar y luego decir lo que quiero decir sin que parezca que me voy a comer a nadie. Y eso es todo un logro, porque llevo 25 años trabajando en mi legítima rareza para que siga siendo mía, siga siendo rara y siga siendo capaz de vivir en sociedad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.