Lo que hago

Libros para mantener la cordura

Me he propuesto hablar menos del coronavirus y la cuarentena, en parte porque estoy hasta el mismísimo coño de toda la situación y de que nos traten a los ciudadanos como idiotas, y por ello vivo enfadada. Por esto, esta semana no iba a haber post. Así que me he puesto a leer.  A leer mucho y muy fuerte. Porque leer es lo único que me mantiene cuerda, que me deja salir de casa desde mi sillón y mi manta a través de las páginas de los libros, de los lugares descritos y las historias contadas.

A mí siempre me gustó leer, pero seguro que te identificas con eso de: leo menos de lo que me gustaría, tengo poco tiempo para leer, leo menos de lo que leía, me gustaría sacar un hueco para leer todos los libros que tengo en cola…

Cuando un libro pasa por mi manos, da igual lo largo que sea, no dura más de 3 días, porque cuando me pongo a leer algo que me gusta y me mete en la historia, devoro las páginas. No veo series, no veo pelis, no veo la tele, no cojo el ordenador a no ser que sea para trabajar ni miro el móvil. Simplemente leo. Recuerdo perfectamente tener 12 años y pasarme hasta las 4 de la mañana leyendo Harry Potter metida bajo mis sábanas solo con la luz de la cocina iluminando, porque siempre quería «un capítulo más…«.

Es un defecto y una virtud, que te voy a contar igual que Homer Simpson y el yogul-lado maldito. Me puedo leer novelas larguísimas en poco tiempo: eso es bueno. Me duran poco y me cuesta muchísimo leer libros que no me encanten: eso es malo. Así dejo tiempo para otros libros que me gusten más: eso es bueno. Me cuesta horrores gestionar leer un poco cada día: eso es malo.

Por esto último, igual estoy en uno o dos días a la semana leyendo desde que me levanto hasta que me acuesto, mientras hago cosas, con el libro en el bolso, incluso leyendo mientras como o me lavo los dientes. Tengo la técnica depuradísima. Pero el resto de días de la semana, no toco un libro.

Todos los vicios tienen sus cosas buenas y malas.

Te voy a recomendar los últimos libros que he leído y me han encantado, porque hay que ser generoso y compartir lecturas confitadas. Sí, confitadas.

1. Placer licuante – Luis Goytisolo

Que no me hubiera leído este libro si no fuera porque me lo mandase leer Marcos Sanz en clase, es un hecho. Que se ha convertido en uno de mis favoritos, también.

La manera de hablar de las relaciones, de hacer comparativas, de exponer una relación sana y explosiva con otra tóxica y mortal, la importancia del trabajo y de los que te rodean, del erotismo…

Qué maravilla, joder.

2. Amapolas en octubre – Laura Riñón

Dos tristes días ha durado el libro de Laura Riñón en mis manos. Dos. Solo dos. Y vuelta al dilema de aquí arriba.

Sin spoilers, el libro nos cuenta la historia de Carolina, una librera que ha crecido rodeada de libros gracias a sus padres, precisamente a través de los libros que le lee a su madre, muda tras un accidente.

Amapolas en octubre
He robado la foto del instagram de la librería, accede haciendo clic.

Lo que más me gusta del libro es que describe perfectamente como te sientes tras una pérdida, un enamoramiento, un desamor, una discusión… pero de manera diferente, sin centrarse tanto en los sentimientos de los personajes, si no más en los pensamientos. Te mete en la historia, te identificas, lo sientes.

Laura tiene una librería en Madrid, muy similar a la descrita en el libro y que se llama como el mismo: Amapolas en Octubre.

3. El placer – Maria Hesse

He hablado de este libro en mi Instagram profesional, porque viene mucho al caso.

No es un libro científico, vaya por delante, y hay algunos datos que no son lo más correcto del mundo, pero Maria Hesse explora el placer femenino: nos cuenta brevemente su historia sexual, mientras que la entrelaza con la de otras mujeres históricas o ficticias, de Safo de Lesbos a Cersei Lannister.

Todo ello acompañado de sus maravillosas ilustraciones, claro.

4. La teoría de los cuerpos – Zahara

Me lo leí en Nueva York y ya he hablado de alguno de sus poemas. Me lo he releído confitadamente.

Amor, desamor, complicaciones, pareja, relaciones, deseo, corporeidad, ciencia… Ideal para anhelar lo que el confinamiento nos arrebata y valorar lo que querremos después.

A ti, ¿qué libros te han encantado ultimamente? Más recomendaciones vuestras aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Como sabes, esta web utiliza cookies.