Cosas que me pasan,  Humor

Me falta un hervor (y a veces se me olvida)

En ocasiones, como el niño del sexto sentido, se me ocurren ideas de cosas que podría hacer. Porque, ¿por qué no?

Salir a caminar al sol mañanero (sí, en Asturias, pero sol mañanero)…

Madrugar para aprovechar el día…

Salir a desayunar fuera por placer mientras escribo…

Empezar a estructurar la novela..

Pintar el ojo y los morros por las mañanas para ir radiante everywhere…

Úrsula labios
Gemeliers.

Llevar las cosas del máster al día…

Aprender a hacer un postre super guay que has visto en un video del feisbuc…

Podría seguir, ¿sabes? Porque… ¿por qué no?

Soy una joven alegre, feliz, en la flor de la vida

La la land someone in the crowd

Y entonces, en ese preciso instante, me paro en seco y reflexiono. Como que ¿POR QUÉ NO? Pues muy fácil, so alelada. Porque no tienes un pijo de tiempo, ni de paciencia, para hacer todo eso.

Así de claro, como Risto Mejide en su anuncio de Amena.

Risto Mejide Boom

No, gilipollas, si no tienes tiempo de comer, dormir o follar, ¿¡Piensas, rili, que vas a tener tiempo a pasear con tus amigos los pájaros, como Blancanieves, y ponerte a escribir tranquilamente tu novela como una escritora bohemia si te mandan mil quinientos trabajos del máster? ¿O levantarte a las seis de la mañana si el poco tiempo libre que tienes es de noche y estás enganchada a Forjado a Fuego!?

Pues no, tía, no. Que eres tonta.

Morticia Te tea
Pobre ilusa.

Piensa, Natalia, piensa. Que te falta un hervor. Se que has cortocircuitado porque se te han juntado todas las obligaciones del mundo con ver a Jason Momoa en los Oscars y a Kit Harrington en el estreno de Juego de Tronos, pero intenta recomponerte. Menos mal que no eres muy de Marvel y no has visto los vengadores

Lo peor es cuando viene el inteligente de turno – ya sea tu madre, tu jefe, tu primo o tu amiga – a tocarte los cojones diciendote que «cómo puedes estar tan cansada si no haces tanto» o «tú al menos no tienes que…» inserte aquí cosa que ellos haga, y tú no, pero obviando, claro, que tú haces otras cosas que sí haces, y ellos no. ¿Que no qué? ¿Tienes tú media idea de lo que hago o dejo de hacer?

Burla a veces se me olvida que me falta un hervor

Uy, perdona, se me olvidaba que tienes un dron persiguiendome para medir si tengo derecho o no a estar más o menos cansada que tú.

No te lo cargues. Tranquila. A los gilipollas hay que mandarlos a tomar por el jander. Ya lo sabes (y si no, aquí).

Y no abarques más de lo que eres capaz de abarcar, que nos conocemos. Luego te empecinas en hacer más cosas de la cuenta y te estresas.

No. Stop.

Respira.

Tranquila.

Todo irá bien.

…Esperemos.

Relax a veces se me olvida que me falta un hervor

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Como sabes, esta web utiliza cookies.