Humor,  Me quejo

Negacionismo o barbarie

No sé en tu Comunidad Autónoma, pero a mía está hecha un puto cristo. Bastante peor que en la primera ola del virus, si es que alguna vez salimos de ella.

Pero a mi lo que más me flipa, es la especie negacionista. De verdad que son unos especímenes maravillosos dignos de analizar. El negacionismo también. Creo que representan todos los topicazos de este país: héroes de sillón, que sin un mínimo estudio o conocimiento científico se atreven a intentar refutar lo que divulgadores y científicos hacen todos los putos días.

¿No os parece fascinante?

Ahora, además, vienen en versión pandemia. Porque gilipollas ha habido siempre, no es nuevo. El negacionismo es el «España va bien» de 2020. Lo mismo ocurrió con «el condón me aprieta«, «el VIH es una mentira«, «llevo toda la vida sin cinturón de seguridad«, «¿cómo va a ser la tierra REDONDA si siempre ha sido PLANA?«.

Una chica de mi Facebook llamó a las PCRs “violaciones nasales trepanacerebros” y otra le respondió alarmada que a saber qué hacían con toda la información que sacaban de las PCRs. Y comentaba yo con una amiga, que a saber qué información van a sacar de mis mocos. Porque no creo yo que valga mucho.

Ojalá con tu ADN una ficha de todas las cosas que te han pasado en la vida:

  • Ha ido al baño 93875873247799 veces.
  • Numero total de pestañeos: 984357t7676865765655764865935.
  • Número total de detenciones policiales: 0.
  • Un parte al seguro del coche.
  • Ha echado 799 polvos.
  • Ha ingerido demasiados litros de alcohol.

Mi vida resumida en un moco. Y cada día la de más gente. Molaría muchísimo, para que negarlo.

Pero mi argumento negacionista favorito es el de que el inventor de la PCR dijo que no servía para el coronavirus. Bueno, o al menos es uno de ellos. Hay tantos que no sabría decidirme solo por uno. La cosa es que El Señor en cuestión (a saber, Kary Mullis) que ganó el Nobel de Química en 1993 por ese hallazgo y que murió en agosto de 2019 antes de toda esta movida, dijo, ouija mediante, que su invento era una puta mierda y que no servía para el covid. Ojo cuidao.

Es que lo tiene todo: ciencia, muerte, ouija, fake news… es como una película de Antena 3 del domingo por la tarde.

Como diría Guille, de Farmacia Enfurecida: Que sí, Manolo, que sí.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Como sabes, esta web utiliza cookies.