Reflexiones

La vida de los años.

Cuando somos pequeños, nos tenemos que relacionar a la fuerza con gente que tiene la misma edad que nosotros. Están en el mismo punto de desarrollo que tú.

Se supone que en un intervalo relativamente pequeño, todos vamos a ir viviendo lo mismo. Primer día de colegio, primer amigui, primer examen, primera excursión, primer suspenso, primer amor, primer desamor, primer beso, primera borrachera, primer polvo, primer cabrón, primera ruptura …

Cuando vamos creciendo y nos hacemos adultos (algunos), nos damos cuenta de que al final, la edad es una autentica patraña.

De hecho, no me refiero a la edad que tú sientas que tienes. Que está muy bien que tengas 60 y tengas la vitalidad de los 20. No es eso a lo que voy.

Me refiero a la edad que tienen tus años. A lo que dicen tus años de ti. A lo que te pesan.

Hay personas que con 50 años siguen reaccionando y comportándose como niños pequeños. Y a veces, niños malcriados.

Hay personas que con 20 tienen una madurez digna de una persona de 60. Porque saben lo que quieren. Lo que buscan. Lo que piensan.

Tal vez esto pase porque hay personas que pasan por la vida, pero la vida no pasa por ellos. Otras que en un cuarto de vida han vivido lo que podrían pasar en tres, y priorizan.

Priorizar. Según la rae dar prioridad a algo. Esa cosa tan importante que deberíamos hacer todos. Cosa que, en cambio, solo hacemos unos pocos. Darle importancia a lo que la tiene. Y no darle importancia a lo que no la tiene.

SO. EASY.

Jess new girl la vida de los años

Tan fácil como dejar de juzgar a las personas por la edad que tiene su cuerpo, y valorarla por la edad que tiene su mente.

Me repatea la gente qué piensa que es mejor que otra por ser más mayor. Pero ¿tú qué sabes, chaval? Igual te doy 37 vueltas, y tú sin enterarte.

Conozco a una chica que lleva 10 años haciendo comentarios sobre los tres años que me saca de edad. Yo llevo los mismo 10 años haciendo comentarios sobre los cinco que le saco yo de mentalidad.

Jess new girl la vida de los años

Qué más da que te juntes con gente de tu edad, si esa gente se te queda pequeña.

Qué más da que salgas con alguien más pequeño, si se te queda grande.

Qué más da que te tires a alguien más mayor, si estáis al nivel.

Le damos mucha demasiada importancia a la edad física.

Que no se nos noten las canas.

Que no me salgan arrugas.

Que la piel no se me quede flácida.

Que la polla se me siga levantando bien

Eso no es lo más importante.

Habrá quien diga que la diferencia de edad no importa. Yo digo que sí. Sí, importa. Importa Y MUCHO.

Pero lo que importa es tener la misma edad en la cabeza. No en tu cuerpo.

En tu mente. No en tus poros.

En tus ideas. No en tus huesos.

En tus pensamientos. No en tus arrugas.

Ya sea para ir de paseo, de copas, o echar un polvo. Lo importante no son los años de vida, sino la vida de los años.

Lo dicho, la edad es una patraña. Vive y deja vivir.

awkward old lady hug la vida de los años

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Como sabes, esta web utiliza cookies.