El sexo y yo,  Humor

Gwyneth Paltrow, ¿a qué huele un orgasmo?

Bueno, Gwyneth Paltrow sigue su línea habitual de dejarnos entre boquiabiertos y asqueados con sus ocurrencias.

Primero fue la vela con olor a su vagina. Cosa poco creíble, por cierto, porque luego resulta que en la composición de la vela ponía que olía a vainilla. Y, no sé el tuyo, pero mi coño a vainilla no huele. Huele a coño. Y huele estupendo, pero a coño. No a vainilla.

En fin.

Después de esto, fueron los yoni eggs. Que, si no lo sabes, son unos huevos de piedra que te metes coño arriba y prometen cosas. Cosas TALES COMO quitarte infecciones (aunque yo creo que esto es una mala traducción del inglés y que lo que hacen es dártelas), alinearte los chakras coñiles y eliminar tu pasado sexual.

De verdad que si alguien elimina mi pasado sexual espero que sea de otra manera. A polvos, por ejemplo. No con una piedra. O peor, con una pedrada.

PUES BIEN.

La reina del marketing del bulo ha vuelto con lo último. La créme de la créme. Ahora resulta que embotella orgasmos.

Y no un orgasmo cualquiera. Agárrense los machos. Sino que ha embotellado el olor del orgasmo de, nada más y nada menos, que Kim Kardashian.

El otro día, hablándolo con la amiga que me mando la “noticia”, nos surgían un par de dudas. La primera y más fascinante: ¿a qué huele un orgasmo? ¿a feromonas? ¿a sexo? ¿eso se embotella? ¿a caso huele a vainilla, como su coño? Demasiadas preguntas y muy pocas respuestas.

La segunda, tiene que ver con la otra parte del pastel. Que ha embotellado un orgasmo, pero no uno cualquiera. ¿Por qué el de Kim Kardashian? ¿Se lo provocó la propia Gwyneth para así tener la exclusiva? ¿Es por eso por lo que Kanye y Kim han roto?

Se ve que el mundo del cine, la actuación y chow bisnes en general debe estar muy mal para que una actriz 360, que diría Paquita Salas, que tanto te canta, como te baila, te actúa o te hace unos huevos fritos con patatas si hace falta, viva ahora de difundir bulos por internet. Y todos, casualmente (no), relacionados con el sexo.

Que ya sabemos que el sexo vende, pero a ver… Igual no es que el chow bisnes esté mal (que un poco también) sino que la propia Gwyneth se está marcando un Miguel Bosé pero en Las Américas.

Ahora voy a ponerme un poco científica y voy a proporcionaros unas cuantas teorías explicativas del problema:

  1. Lo que se echa en el coño para que huela a vainilla, le está afectando al selebro.
  2. Se ha dado con la piedra coñil (a.k.a. el yoni) en la cabeza, y ha quedao mal. Francamente mal.
  3. Se ha dejado el yoni (INCISO: si “el yoni” no se lee con voz de pija máxima comiendo chicle como en Chicas Malas, este post no tiene sentido, tiene que sonar a «Yoni, la gente está muy loca») mucho tiempo y está a punto de caramelo para una sepsis. Lo siguiente será hacer como mi abuelo (pobrecito, sale perdiendo con esta comparativa) y coger el mando de la tele para llamar por teléfono.
  4. Ha comprado una embotelladora para ver si salía adelante sin el acting y sin los bulos, y sin bulos la embotelladora no sale adelante tampoco. Y claro, puestos a embotellar ¿por qué fanta y no orgasmos? Igual de buena idea que vender hielo por internet.
  5. Es una promo. Coca-cola le paga. O igual es que Coca-cola es quien le embotella los orgasmos. Pero casi que prefiero lo primero. Por la contaminación cruzada, no por otra cosa.

Supongo que nunca lo sabremos.

Pero lo que sí sabemos es que esta tía está metida en todas, todas… ¡Qué ganas de ver cual será la siguiente!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Como sabes, esta web utiliza cookies.