El sexo y yo,  Humor

Conformarse es de Losers. Y punto.

Hace unos días hablaba con mi prima sobre una amiga suya que es joven, guapa, lista, con un puestazo, un cuerpazo (y un todazo, en definitiva), a la que le costaba ligar porque no había donde poner un candil. Y es verdad, candiles pocos. Parafraseando a una no tan grande de una gran serie, no pude evitar preguntarme¿Dónde están los tíos normales?

carrie bradshaw

Y por normal, en esta materia, me atrevo a definir, sin ser yo la R.A.E. ni nada de eso:

Tíos sin problemas ridículos de compromiso: que ni ellos se monten sus peliculas en la cabeza de que quieres un anillo, ni de los que están acojonados ante el mínimo indicio de que esto vaya a alguna parte. Que las pajas mentales son el mal. Que no tengan demasiada tara, obsesión u enrocamiento con alguna de sus exes (lo cual no excluye lo anterior ni lo siguiente). Y que tengan suficiente autoamor y lucidez como para que tu ambición, éxito y seguridad (sobre todo profesional) no les produzca rechazo, ni miedo, ni les haga dudar de si mismos sino que todo lo contrario, eso les ayude a brillar por su cuenta y te admiren por ser así: fuerte, ambiciosa, segura, comunicativa, O COMO QUIERA QUE SEAS TÚ. La lista de adjetivos es infinita.

Sé, porque lo sé, que no es mucho pedir en realidad (y esta frase en principio iba a ser al revés por la maldita falta de exigencia con el tema, y me hago cargo). Es más, diría que es el mínimo. Por que sí, sé que hay mucha gente que el mínimo lo pone en el respeto.

Mira, no, yo me cago en el respeto. El respeto no es el mínimo para una parte contratante, llámalo pareja, compañero o polvo mañanero. Es el mínimo para cualquier interacción humana. Que no se nos olvide, que luego pasa lo que pasa. Yo no quiero un tío que mínimo me respete, guapa. Eso lo doy por hecho y lo exijo, igual que a TODO el mundo. Desde mis amigos a la dependienta del Hipercor con la que he coincidido una vez para comprarme unas bragas.

Pero digo yo, volviendo al tema… si no encuentra uno normal una tía lista, maja, con un buen curro, una cara de porcelana y un cuerpo que quita el hipo, solo me queda seguir preguntandome ¿y el resto de las mortales qué hacemos?

Porque no sé tú, pero yo no soy Marisol. Yo no me conformo. Menos aún por estar a tu lado y hacerte feliz. Yo me cago en to. Me da igual ser lista o no, o maja, o ser nini, o tener la cara como sea o el cuerpo de esta otra manera. Yo no me conformo. CONFORMARSE ES DE LOSERS, MARISOL.

conformarse

Que sí, que la suerte está muy bien pero estoy cansada de este doble rasero en el que la normalidad es el tío anormal, entendiendo por anormal lo definido anteriormente. Y si te sale normal y no gilipollas profundo en base a esos criterios es que has tenido suerte, con lo que anda por ahí que el mercado está fatal. Porque las hay que les bailan en agua a los gilipollas, querida. No seas una de ellas, no te conformes. Bientratate, bientrata y exige que te bientraten. EXÍGETE.

Y si con este carácter no me caso en la vida, como dice mi madre, PUES EA.

diva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Como sabes, esta web utiliza cookies.