Cosas que me pasan

La Amiga Escuchante o tu Contenedor Emocional

Todas tenemos una Amiga Escuchante. Y si no la tienes, es que eres tú.

La posición de la Amiga Escuchante es una putada, porque básicamente, la tía es una comemierda de manual. Es el cubo de basura emocional de su círculo de amistades.

Amiga Escuchante es a la que le abres Whatsapp cuando tienes un problema. Porque te duelen las tetas y no sabes por qué, porque has discutido con tu novio, porque la mudanza no está yendo como esperabas y estás hasta el culo, porque no encuentras trabajo, porque el chico que te gusta ha pasado de ti como de a mierda, porque estás hasta el toto de las oposiciones, porque no sabes qué hacer en la vida, porque el examen te ha salido como el ojete, porque después de 5 años sigues pensando en tu ex y te acaba de abrir conversación, porque se te ha roto la tele y no sabes qué hacer, porque necesitas que alguien te ponga en su sitio y solo ella va a ser capaz… Y un muy muy MUY largo etcétera.

Esa Amiga Escuchante, te intentará contestar lo antes posible, se vestirá en un momento para bajar en tu busca, comprará una botella de tu vino/cerveza/ginebra/agua embotellada favorita y se presentará en tu casa, o te cogerá el teléfono a las cinco de la mañana para calmar tu ataque de ansiedad. Por ejemplo.

Pero, ¿y el resto de la vida de la Amiga Escuchante?
amiga escuchante monica blah
Pues el resto, no nos interesa. Básicamente.

Pues bien, como ya he dicho, la Amiga Escuchante es un contenedor. Tiene amigos muy buenos con los que contar siempre, porque si no, no serían amigos, pero todos esos amigos tienen otras personas con las que hacer planes “de día” de los que no requieren carga emocional. Tienen a su pareja para ir al cine, a una amiga de la carrera para ir de ruta, a su amiga de toda la vida para ir de compras o al vecino del quinto para echar un polvo.

Vamos, que cuesta más encontrar alguien con quien ir al cine que encontrar aparcamiento en zona blanca en el centro de Bilbao.

Sé de lo que hablo porque yo soy una Amiga Escuchante. Y esta Amiga Escuchante está hasta la polla. Porque yo escucho encantada, nada me gusta más que escuchar y ayudar a mis amigos, me gusta que cuenten conmigo porque saben que les puedo ayudar, que soy resolutiva, maja y buena gente (y por si lo dudabas, tengo abuela). Pero también me gusta que se acuerden de mí para otras cosas que no sean sus problemas. Me gusta ir al cine, me gusta ir de ruta (bueno, ahora estoy lisiada, pero ya me entiendes), me gusta ir a la playa, me gusta salir de fiesta y me gusta que cuenten conmigo para otras cosas que para ser su contenedor de materia orgánica sentimental. Yo también quiero que alguien se plante en mi casa con una botella de Godello o me saque de mi casa cuando tengo una ruptura.

En definitiva, que ser una Amiga Escuchante es una personalidad, y es la mía.

Amiga Escuchante Monica Geller
Y ser Mónica Geller, también.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Como sabes, esta web utiliza cookies.